Gestión de Instituciones Educativas | Jugar en Francia, estudiar en Argentina
191
post-template-default,single,single-post,postid-191,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Educación, Universidad

Jugar en Francia, estudiar en Argentina

Diego Simonet es jugador de Hándbol profesional en Francia y pertenece al seleccionado argentino “Los Gladiadores”. Reside en Monpellier y es alumno a distancia de la Diplomatura en Gestión Deportiva de la UBP. Además, el 19 de junio de 2016, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lo reconoció como Ciudadano Ilustre por su destacado desempeño como deportista.

 

El disparador
Diego se lesionó en abril de 2016, lo cual implica una larga rehabilitación que, espera, llegue a término antes de los Juegos Olímpicos de Brasil. Sin embargo, decidió que éste sería el momento indicado para explorar otros caminos. “Hace mucho que quería estudiar pero por una cuestión de tiempo, no podía hacerlo. Hoy tengo más tiempo, por lo que me puse a investigar y di con la oferta académica de la Universidad Blas Pascal. Llevo un módulo cursado. Hay mucha información y está muy bien programada la cursada y los exámenes. Además, estudiar algo en lo que tengo muchas experiencias está bárbaro”, comenta este joven de 26 años que empezó con su carrera profesional a los 18, cuando se fue de Argentina a Brasil siguiendo los pasos de su hermano, Sebastián.

 

El gestor deportivo
Actualmente juega en el Montpellier Agglomération Handballes, uno de los mejores clubes de Europa. “El club cuenta con un gestor deportivo que es a su vez entrenador. Siempre me resultó interesante su labor, porque en un futuro me gustaría poder crear un club deportivo en Argentina, para colaborar con al hándbol desde otro lugar”.

 

Un largo camino al éxito
“A los 18 años me fui a Brasil porque quería seguir los pasos de mi hermano, que estaba jugando en España, para llegar a la selección y jugar realmente en un buen nivel. Lamentablemente en Argentina es muy amateur el deporte, por lo general hay que pagar para jugar y yo siempre quise llegar lejos”. Así es que Diego partió al país vecino donde perteneció al plantel de Sao Caetano HC.

 

“Después estuve en España junto a mi hermano, y luego nos mudamos a Montpellier. Es un gran club, una gran potencia en el hándbol, en el cual por primera vez empecé a ganar títulos. Es un sueño donde estoy jugando. La selección me ayudó mucho a llegar donde estoy y a aprender de los buenos. Acá en Montpellier existen muchos jugadores destacados. Pudimos ganar panamericanos, clasificar para los juegos olímpicos que ahora con mi rodilla no sé si llegaremos, haciendo todos los esfuerzos para poder llegar. Con todo lo que estoy viviendo me doy cuenta que un gestor deportivo es muy importante para un club”.

Ingresar un comentario

happy wheels