Gestión de Instituciones Educativas | “Me acerqué a la tecnología desde la mecánica”
170
post-template-default,single,single-post,postid-170,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Educación

“Me acerqué a la tecnología desde la mecánica”

Por Eduardo Aguirre (Especial) | LaVoz

 

Ninguna vida está exenta de paradojas, y Héctor describe una propia al recordar que en su pueblo natal no había nada que lo relacionara con la tecnología: “Sólo teníamos infancia”, dice con una sonrisa.

–¿Y cómo llegaste al mundo de la tecnología?

–Ingresé porque me interesaban los motores y la mecánica. Después, seguí con la electricidad y la electromecánica. En la escuela técnica no estudié electrónica, sino electricidad. Con un estudiante de ingeniería electrónica nos pusimos a hacer algo de tecnología, que siempre tuvo que ver con la protección eléctrica. Mi primera computadora la tuve a los 25 años.

–¿Qué fue lo primero que diseñaron?

–Un equipo para controlar las luces de una vidriera; uno le daba un tiempo, y después se apagaban solas. Algo que hoy es muy común, en ese momento no se conseguía aquí. Después, comenzamos a producir estabilizadores de tensión; los fabricamos enteros, la electrónica, el gabinete y el transformador. Luego, se fueron sumando los que hoy son mis socios, en su época de estudiantes de ingeniería. Siempre estuvimos en este rubro, que si bien tiene variaciones más lentas también va cambiando. De hecho, hay productos que están desapareciendo, para los cuales en su momento creamos protecciones. Aparecieron los smartphones, que no necesitan protección pero sí tener cargadas sus baterías; por eso, hoy estamos trabajando con cargadores y baterías externas.

–¿En lo personal, qué dispositivos usás?

–Mi smartphone es un Galaxy S4, al que ya le está llegando su tiempo de renovación. No trato de tener siempre lo último porque soy bastante reacio a los cambios; a veces cuesta aprender, pero, como me gusta, dedico tiempo a poder hacerlo. Me interesa estar actualizado sobre los usos que va sumando este dispositivo, como la domótica, por ejemplo. Algunas de ellas las estoy utilizando. Como vivo en la comuna de San Roque y no estoy en todo el día, recibo las alarmas de casa en el teléfono y puedo controlar las luces de la vivienda remotamente.

–¿Casa estilo campo?

–No, tiene un estilo bastante moderno. Hoy, siento que tendría que modificarla un poco, porque fue concebida como casa de fin de semana. Tiene líneas rectas, mucho vidrio; abajo es tipo loft, con un baño y dos dormitorios con otro baño en la planta superior. Tiene un quincho muy grande, que también sirve para guardar los autos y la pileta al lado.

–¿Colores de la casa?

–Por fuera, es una especie de borravino; internamente hay un solo color, que es un beige. Tiene ventanas tipo piel de vidrio. Todavía falta amoblarla bastante.

–¿Te siguió gustando la mecánica?

–Sí, me gusta, pero sin ser un fanático de los autos. Me atraen más las camionetas, aunque hoy tengo un Peugeot 408 con el cual estoy conforme. Tiene ya cuatro años; yo, a los autos los uso hasta que los gasto (risas). Como no los cambio seguido, cuando compro busco vehículos que recién hayan salido al mercado: así, a nivel diseño, después de cuatro o cinco años el coche sigue estando vigente.

–¿Siempre sedán?

–No, he tenido otro tipo de vehículos, más altos, de cinco puertas, monovolúmenes. Tuve un utilitario, una Renault Express y antes una Chevrolet Meriva. Si hoy cambiara de auto creo que volvería a algo más parecido a un monovolumen. En Buenos Aires vi el nuevo Citroën C4 -la versión hatch- y me gustó mucho, pero también me atraen las camionetas de doble cabina, porque me gusta andar por las sierras. Con el auto se puede hacer poco de eso.

–Entonces, ¿camioneta o el C4?

–Hoy, elegiría una camioneta, que podría ser la Ford Ranger o la Toyota Hilux. Siempre me fijo mucho en la que tiene el diseño más nuevo, me interesa mucho la estética del vehículo. También me fijo en la potencia del motor y en el consumo, porque viajo mucho. La tendría para viajar, pero también para un hobby, como poder recorrer las sierras.

–La última: ¿siguen recomendando usar UPS?

–Sí, es una recomendación que sigue muy vigente. Existen distintos tipos de protección. En la notebook, por ejemplo, lo que hay que proteger es la fuente, con un estabilizador. Para una PC de escritorio, lo mejor que podemos hacer es protegerla de los cortes de energía con una UPS, que te va a dar unos 10 o 15 minutos de autonomía, evitando así dañar tanto el hardware como el software de la máquina, que es lo que más sufre por los cortes de luz. Y, cuando regresa la energía, normalmente suele hacerlo con valores muy altos de corriente y quema los equipos de conectividad, como los módems de banda ancha: tenemos protecciones específicas para ese tipo de dispositivos.

Héctor por Héctor

“Tengo 58 años. Nací en Wenceslao Escalante, estudié en Justiniano Posse, Bell Ville y me radiqué en Monte Maíz, donde trabajé 12 años como docente en una escuela técnica”.

Ingresar un comentario

happy wheels